JALA NETI (ducha nasal)

 

jala neti2

Introducción

Neti es un procedimiento sencillo para limpiar las fosas nasales.  La respiración nasal es el principal proceso de captación de energía vital por tanto es esencial que las fosas nasales se mantengan bien limpias. La práctica de jala neti tiene un efecto muy positivo sobre los órganos de los sentidos: vista, oído, olfato, garganta. Aumenta la resistencia contra los resfriados. Ayuda a combatir dolencias como el asma, bronquitis, sinusitis. Tiene un efecto tonificante sobre el cerebro. Desde el punto de vista energético ayuda a regular los ciclos de los nadis (flujos de energía vital o prana) ida y pingala. Así mismo estimula la actividad de ajna chakra. En caso de hemorragia nasal crónica es mejor consultar a un médico antes de hacer la práctica.

Instrucciones

La práctica de neti se puede hacer con un tazón o una lota. La utilización de la lota es más eficaz. Una lota es un recipiente parecido a una tetera. Si no se dispone de una lota se puede utilizar una tetera siempre y cuando el embudo se adapte con facilidad a la entrada de la fosa nasal.

El ejercicio consiste en introducir agua por una fosa y expulsarla por la otra. Es importante hacerlo correctamente, según las siguientes indicaciones: Llena la lota o tetera con agua tibia, aproximadamente medio litro (evita utilizar agua muy fría o muy caliente). Disuelve una cucharadita rasa de sal Remueve. Puedes hacer el ejercicio en cuclillas o de pie ligeramente inclinado hacia delante. Inserta el embudo de la lota en la fosa nasal izquierda. Mantén la boca abierta todo el tiempo para poder respirar. Inclina la cabeza hacia el lado derecho. El agua comenzará a salir por la fosa derecha. Si no sucede así gradúa la posición de la cabeza y de la lota hasta que esto se produzca. La práctica no requiere esfuerzo es cuestión de ajustar la postura y mantenerse relajado. Aplica media lota a cada fosa. Cuando hayas vertido la mitad del contenido retira la lota y espira con fuerza por la nariz –sin exagerar- para eliminar los últimos restos del agua. Después introduce la lota en la fosa nasal derecha y repite el proceso.

Nota importante: secar las narices Cuando se ha terminado la práctica hay que asegurarse de que las fosas nasales queden secas, para ello: Ponte de pie y entrelaza las manos detrás de la espalda. Inclina el tronco hacía delante hasta que quede paralelo al suelo formando un ángulo recto. Deja que el agua escurra de las fosas durante unos segundos. Luego levanta la cabeza e inspira y espira con fuerza (sin pasarte para no dañar los oídos) por ambas fosas Después vuelve a inclinarte hacia delante e inspira y espira. Repite con la cabeza inclinada hacia la izquierda y hacia la derecha. Continua repitiendo este ciclo hasta que las fosas queden completamente secas. Es importante el secado de las fosas nasales sobre todo cuando el clima es frío. Comienza practicando una vez por semana

Fernando Pardo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*