Los cinco koshas

 

La gran energía cósmica es llamada en los vedas paradevi. Esta gran energía cuando se individualiza para crear al ser humano se llama pranashakti. Desde pranashakti emergen los cinco koshas o envolturas. Esta teoría,  es una visión más detallada del ser humano, vinculada principalmente al Yoga-Vedanta. Según esta descripción, el ser humano se compone de cinco envolturas o koshas,  de menor vibración energética a mayor

 Annamaya kosha o cuerpo de alimento

Envoltura física. La manifestación más densa del ser humano.  Coincide con el cuerpo físico o sthula sharira y está relacionado con la dimensión consciente o jagrat. Contiene los cinco elementos o tattwas  propuestos por el Tantra y el Yoga (ver capitulo 4)

  1. Tierra o prithivi
  2. Aire o vayu
  3. Agua o apas
  4. Fuego o agni
  5. Éter o

Annanaya kosha es la primera envoltura del ser humano, relacionada con sthula sharira o cuerpo denso. Lo que llamamos “muerte” ocurre al nivel de annamaya kosha. El resto de envolturas permanecen después de la muerte.

Los siguientes koshas rodean y permean el cuerpo físico:

Pranamaya kosha o cuerpo pránico.

Envoltura de energía o prana. Es una copia energética del cuerpo físico al cual da vida y  sostiene. Esta envoltura se experimenta a veces en las prácticas de relajación y meditación como una sensación de expansión o contracción o como movimientos involuntarios del cuerpo. El prenamaya kosha contiene a su vez los cinco subpranas, llamados prana vayus y otros cinco pranas menores o secundarios denominados upapranas.

Los cinco prana vayus o pranas principales, poseen una gran importancia en las prácticas de yoga por las repercusiones directas que tienen en el cuerpo y en la mente. Estos son:

  1. Prana vayu: es una energía en sentido ascendente, relacionada con la inspiración, con la absorción de energía. Se mueve desde el diafragma hacia la laringe. Se relaciona con la respiración, los pulmones y la garganta.
  2. Apana vayu: es una energía en sentido descendente, de evacuación. Se mueve desde el ombligo hacia abajo. Se relaciona con la excreción, los riñones, vejiga, genitales, colon, ano, etc.
  3. Samana vayu: energía de asimilación. Se mueve en la región del abdomen de izquierda a derecha. Se relaciona con la digestión, estomago, hígado, páncreas, intestinos
  4. Udana vayu: se localiza en piernas, brazos y cuello. Se mueve haciendo círculos. Controla el habla, el movimiento de los músculos entre otras cosas.
  5. Vyana vayu: actúa unificando todos los pranas. Se localiza en todo el cuerpo. Se relaciona con la circulación de la sangre, con los músculos y articulaciones de todo el cuerpo.

 

Los cinco upapranas o pranas menores son:

Naga: se sitúa en la boca. Controla los eructos,  vomito e hipo.

Kurma: localizado en los ojos. Controla el parpadeo.

Krikara: controla el bostezo, el hambre y la sed.

Devadatta: controla el estornudo.

Dhananjaya: vinculado al tacto. Impregna todo el cuerpo. Es el último prana en abandonar el cuerpo físico después de la muerte y se encarga de su disolución.

Manomaya kosha o envoltura mental

Su naturaleza es más sutil que la de pranamaya kosha. Alberga las facultades de la mente, órganos de acción y percepción, emociones y sentimientos. Se desarrolla a lo largo de la vida a través de nuestras acciones y actitudes más genuinas.

 El cuerpo astral es una experiencia entre pranamaya y manomaya kosha. Cuando uno se vuelve sensible a la unión de la mente y la energía puede tener la experiencia del cuerpo astral. Esta experiencia también puede ocurrir de manera espontánea.

Vigyanamaya kosha. envoltura de conocimiento o intuitiva.

Dimensión psiquicatranspersonal.  También llamado “astral superior”. Aquí residen las facultades superiores de la mente. En esta envoltura se experimenta la autoconciencia (soy consciente de que soy consciente). El desarrollo de esta envoltura despierta la intuición, la sabiduría, experiencias fuera del cuerpo, percepciones extrasensoriales, etc.

 Pranamaya, manomaya y vigyanamaya kosha se relacionan con el cuerpo sutil o sukshma sharira y con swapna o dimensión subconsciente.

 Anandamaya kosha o envoltura bienaventuranza.

Envoltura de felicidad/gozo, sin objeto, sin motivo. Coincide con el cuerpo causal y con la dimensión de la mente inconsciente, sushupti o sueño profundo. Se puede experimentar en la meditación profunda.  Aquí reside el atman o Ser cuya naturaleza es SAT-CHIT-ANANDA o EXISTENCIA-CONCIENCIA-PLENITUD.

Las cinco envolturas forman una unidad indivisible influyéndose mutuamente. Se dice que acompaña al ser humano hasta su evolución final en el que el Ser retorna a su fuente. Mas allá de estas cinco envolturas esta la experiencia de Atman/Brahman relacionado con el estado transcendental  de turiya.

El yoga desde la perspectiva de los koshas es un viaje de autoconocimiento desde las envolturas más densas hasta las más sutiles. El primer conocimiento es la conciencia del cuerpo (annamaya kosha), después el conocimiento de las energías (pranamaya kosha), después la conciencia de procesos mentales y emocionales (manomaya kosha), a continuación surge la conciencia de la inteligencia superior  (vigyanamaya kosha).  Finalmente el yogui expande todavía más su conciencia hasta que esta se vuelve homogénea y puede percibir su espíritu, cuerpo de felicidad o anandamaya kosha.

Fernando Pardo (Sannyasin Chaitanya)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*