Trataka. Practica yoguica para desarrollar concentración, combatir el insomnio y despertar capacidades psíquicas.

TRATAKA

La palabra trataka significa “fijar la mirada”. Es un ejercicio puro de concentración, muy practicado desde hace siglos en el yoga y en otras escuelas de sabiduría. Trataka constituye tanto una practica del hatha yoga como del raja yoga. En raya yoga el propósito de esta práctica es desarrollar el potencial de concentración. En el caso del hatha yoga, trataka es uno de los seis shatkarmas tradicionales se práctica fijando la mirada en un objeto externo hasta que los ojos lloren, su objetivo es la estimulación y purificación ocular La práctica de trataka es un ejercicio muy poderoso para unificar la energía mental y poder focalizarla adecuadamente induciendo la aparición de los estados de concentración y meditación. Se pueden utilizar diversos objetos para esta práctíca, como por ejemplo: la llama de una vela, un mandala, un yantra, una fotografía de un maestro, una deidad, una bola de cristal, una flor,  un shivalingam, el cielo, la propia sombra, la oscuridad, etc. Cada práctica de trataka sirve para diversos propósitos, según el objeto que hayamos elegido se pueden desarrollar diferentes capacidades psíquicas.

Trataka posee cinco tipos de práctica:

  1. Bahya drishti o Bahir Trataka: se refiere a trataka externo
  2. Bahya-antar  drishti : se combina trataka externo y trataka interno
  3. Antar drishti o antar trataka: es el trataka interno
  4. Shoonya drishti: mirada al vacío
  5. Nirantra drishti: trataka continuo

PRACTICA DE TRATAKA EN LA LLAMA DE UNA VELA

FASE 1: Bahya drishti o mirada externa

Las mejores horas para la práctica son por la mañana temprano, al atardecer o por la noche antes de acostarse.

Realiza la práctica en una habitación donde no haya corrientes de aire. Deja la habitación en completa oscuridad. Enciende una vela colócala en un soporte y sitúala a un metro de distancia de ti (más o menos la longitud de un brazo estirado) de forma que la llama quede a la misma altura de tus ojos. Asegúrate de que la mecha está recta. Tradicionalmente el ejercicio se hace sentado en postura de meditación, pero si prefieres puedes hacerlo sentado en una silla:

  1. Ajusta la postura de meditación y cierra los ojos. Repasa mentalmente todo el cuerpo, deteniéndote unos segundos en cada zona. Lleva primero la atención a la pierna derecha….., después a la izquierda…… el tronco……., brazos y manos……, cuello y cabeza. Toma conciencia de todo el cuerpo inmóvil durante unos segundos. Toma conciencia de la respiración en la zona del abdomen durante unos minutos
  1. Ahora abre bien los ojos y fija la mirada en la llama. Enfoca tu mirada justo encima o donde la llama sea más brillante. Continúa con la mirada relajada en la medida de lo posible. Mantén la mirada en la llama evitando parpadear. No fuerces los ojos, si tienes necesidad de parpadear hazlo pero solo lo imprescindible. Continúa de esta manera. Si notas que tus ojos se cansan o empiezan a llorar, ciérralos y descanso unos instantes. En esta practica no se busca que los ojos lloren (cosa que si se hace en el trataka del hatha yoga). Si aparecen pensamientos, obsérvalos con desapego y vuelve al ejercicio.

FASE 2: Trataka externo en la llama de una vela con conciencia de la respiración

Comienza fijando la atención a la llama de la vela como en la fase 1. Después de unos instantes. Siente que inspiras en línea recta desde la llama hacia ajna chakra en el centro de la cabeza y exhalas desde ajna atravesando el entrecejo hacia la llama de la vela.  Debes prestar atención a la llama de la vela y a la respiración simultáneamente. El tipo de respiración es ujjayi, la cual surgirá de manera natural con la practica. No fuerces tus ojos.

FASE 3: Bahya y antar drishti combinado

En esta fase incorporamos la concentración interna, la cual es muy importante para desarrollar la concentración y ver mentalmente cualquier objeto. Cuando somos capaces de crear en nuestra mente un objeto con total claridad y concentrarnos en él, es cuando realmente comienza la fase de dharana o concentración.

– Comienza la práctica como en la fase 1, observando la llama de la vela durante varios minutos. Después de 2 o 3 minutos cuando los ojos estén cansados o comiencen a llorar, ciérralos y concéntrate en el entrecejo. Visualiza ahí la contraimagen de la llama. Verás el negativo de la llama. Trata de mantenerlo el mayor tiempo posible. Puede ser que al principio no aparezca la contraimagen. No importa sigue intentándolo Cuando la contraimagen desaparezca definitivamente abre los ojos y fija de nuevo la mirada en la llama de la vela. Mantén la mirada, si te asaltan pensamientos o distracciones no importa no luches contra ellos continua diligentemente con tu ejercicio de concentración en la llama de la vela………(pausa). Continua concentrado en la llama hasta que se desvanezca la sensación del cuerpo, incluso hasta que desaparezca la habitación y solo quede la llama (pausa)………

– Después de unos minutos cuando notes que los ojos comienzan a llorar, ciérralos y visualiza la contraimagen de la llama en el entrecejo. No fuerces los ojos. Si la contraimagen desaparece trata de evocarla de nuevo. Recréala en tu mente una y otra vez.  Poco a poco iras aumentando el tiempo que dedica a la visualización interior de la vela. Cuando se tiene cierta practica, de la media hora que pueda durar el ejercicio, se dedicara 5 minutos a observar la vela externamente y 25 a la visualización interior. Cuando desees terminar abandona la imagen de la llama y observa con los ojos cerrados durante algunos minutos la actividad que pueda aparecer en chidakash (la pantalla mental, el espacio de la conciencia delante de tus ojos). Al finalizar si lo deseas puedes frotar las palmas de las manos y cuándo estén cálidas apóyalas en los ojos para eliminar cualquier tensión innecesaria en ojos.

FASE 4:  Antar trataka o trataka interno en la llama de una vela

Esta fase requiere dominio de las anteriores etapas.

Practica kaya shtairyam durante varios minutos. Después toma conciencia del entrecejo durante unos instantes. Visualiza a continuación la llama de la vela en el entrecejo. Trata de mantener firme y estable la imagen. Si se deforma, recréala una y otra vez. Cuando la imagen este clara y nítida, mantén la concentración de manera fija y continua en la llama interior. Fusiónate con esa llama. Hazte uno con ella. Nada existe salvo la llama de la vela.

Después de unos minutos deja que la imagen se vaya. Toma conciencia del cuerpo y de la respiración y canta tres veces el mantra OMMM.

 

FASE 5:  Antar trataka con conciencia de la respiración

Si se desea se puede añadir esta fase, aunque practicando bien las anteriores no es necesario. Para practicar esta fase es necesario dominar la fase anterior Debes de seguir los mismos detalles que la fase 4. Cuando hayas fijado con claridad la imagen de la vela en el entrecejo, comienza a inspirar desde la llama hacia ajna chakra en el centro de la cabeza y siente que atraviesas este punto con tu respiración llegando hacia la parte posterior de la cabeza. Con la exhalación realiza el camino inverso  mueve tu conciencia desde la parte posterior hacia la llama de la vela atravesando ajna chakra.

 DETALLES A TENER EN CUENTA

Apagar la vela al terminar la práctica.

La práctica puede llevar alrededor de 10 minutos, cuando estés suficientemente preparado puedes alargarla hasta 20 o 25 minutos. Se recomienda practicar una vez por semana después del ejercicio de Jala Neti. Para combatir el insomnio se recomienda practicar todas las noches durante 10 minutos , antes de acostarse.

En caso de realizar el ejercicio a diario es recomendable descansar una temporada cada dos meses de práctica intensa.

Beneficios de Trataka

  • Fortalece los nervios y músculos oculares
  • Tranquiliza la mente y mejora la memoria.
  • Combate el insomnio.
  • Aumenta la capacidad de concentración. Despierta diversas  facultades
  • psíquicas.
  • Equilibra la actividad de los nadis ida y pingala. Despierta sushumna
  • nadi.
  • Activa ajna chakra. Cuando los ojos se inmovilizan, parte de su Energía queda disponible y de desplaza hasta el centro más cercano, ajna chakra, el cual se estimula y acrecienta su actividad.
  • Induce la aparición de los estados de concentración y meditación.

Fernando Pardo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*