Yamas y niyamas del raja yoga de Patanjali

Yama y niyama constituyen los dos primeros escalones del raja yoga de Patanjali,. Hacen referencia a la relación con los demás seres y con nosotros mismos respectivamente. Yama y niyama son en realidad estados elevados de conciencia. No se trata de una moral o ética impuesta, sino de emprender un camino de autoconocimiento. Yama y niyama son de sentido común. Yama o código social, se refiere, a una serie conductas y actitudes hacia los demás, que en el fondo son actitudes hacia uno mismo. Dicho código está formado por:

1) Ahinsa: suele traducirse como no violencia. Hace referencia a una actitud de respeto y de no causar daño. En un sentido mas profundo ahinsa se refiere principalmente a abandonar la personalidad violenta. Los celos, la envidia, la rabia, el tener malos pensamientos hacia alguien son formas de violencia. Ahimsa  en este sentido más que la renuncia a una acción externa, se refiere a una actitud mental de ausencia de hostilidad interior, de no causar daño a otros ni de ejercer violencia hacia uno mismo. Esto requiere de un alto grado de conciencia y de armonía interior. Cuando practicamos yoga es necesario mantenerse en estado de ahinsa, siendo amables con nosotros mismos, evitando ser violentos por ejemplo cuando hacemos asanas o cualquier otra práctica. También implica ser amigos de nuestra mente, no luchar contra ella, no reprimirla, fluir con sus necesidades. Observar cuando hay pensamientos negativos y aprender a manejarlos.

El verdadero propósito de ahimsa es la paz de la mente. A medida que se reduce tamas y rajas, sattwa se abre paso y la paz es posible.

2) Satya: quiere decir verdad. Para los yoguis la verdad es un estado de la mente en donde uno se libera de la hipocresía de pretender ser lo que no se es, donde se dejan caer las mascaras que nos solemos poner, los complejos y el sentimiento de culpa.  Satya se refiere también a ser genuino, verdadero con uno mismo, a no dejarse manipular, a no permitir que los demás te digan como debes de ser. “La verdad os hará libres” nos dijo Jesús, precisamente la verdad es una experiencia mental de libertad.

3) Asteya: honestidad. Solo es posible con una mente limpia, pura en donde te puedas ver a ti mismo. Otras aspectos son: ser honrado no apoderarse de lo que no nos pertenece, cuidar a los demás, cuidar la Tierra en la que vivimos, no robarle ensuciándola. Es también dedicar el tiempo a descubrir nuestra verdadera naturaleza, el propósito de nuestra vida.

4) Aparigraha: tiene dos aspectos principales: renunciar a la posesividad y aprender a dar y compartir con los demás.  La posesividad no esta vinculada a las necesidades reales sino a la ambición. Los yoguis nos enseñan que si identificamos nuestras necesidades y trabajamos para satisfacerlas la vida se vuelve más fácil y amable con nosotros que si tratamos de satisfacer nuestras ambiciones. Como decía San Francisco de Asís  “Necesito poco  y lo poco que necesito, lo necesito poco”.

5) Brahmacharya: este término se compone de Brahma o verdad y charya o movimiento. Por tanto brahmacharya es un movimiento hacia lo esencial, huyendo de los extremos. Es estar establecido en la realidad más elevada. Por otra parte significa transmutar o transformar las energías más densas en poder espiritual.

Estos cinco yamas son códigos para transformar positivamente la mente. Cada uno de ellos trae innumerables beneficios en aras de obtener plenitud y armonía en nuestra vida. Cuando se perfeccionan se desarrollan siddhis o poderes espirituales. Cada yama trae consigo el despertar de una capacidad latente.

El segundo escalón es niyama u observancias y se refiere a la actitud correcta hacia uno mismo, un código de conducta personal, de autoestudio.. Las observancias son cinco:

  • Saucha: limpieza tanto externa como interna. La limpieza del cuerpo hace que mentalmente nos sintamos limpios. Además de mantener la limpieza del cuerpo saucha implica mantener la limpieza de la mente. Enjuiciar y criticar  a los demás, tener pensamientos negativos todo ello ensucia la mente. Cuando la mente se libera de esas impurezas se sienta muy ligera y libre.  También implica Implica: aplicación de los shatkarmas e ingerir alimentos saludables.
  • Santosha: Cuando un pensamiento negativo aparezca debemos de pensar en el contrario. Esto se llama pratipaksha bhavana. Quien tiene contentamiento en la vida lo tiene todo. Santosha es la cualidad mas positiva de la mente. Si hay contentamiento hay paz y felicidad. Para que esto no se queda en una idea se debe de trabajar  a cada momento observando la mente y sus reacciones y evocando los opuestos a aquello que no nos proporcione plenitud. Santosha es un estado mental de aprobación de uno mismo, aceptación de lo que nos toca vivir y de ser un instrumento de la Conciencia Universal, del Amor, o de Dios si uno es creyente .
  • Tapas: a Expresa la idea de quemar de ardor, en el sentido de quemar impurezas. Las austeridades son de tres tipos:
  1. Sattvicas: son todas las prácticas del yoga, como las asanas, el pranayama, la meditación, etc
  2. Rayasicas: como los ayunos o exponer el cuerpo al calor o al frío, etc
  3. Tamasicas: mortificación del cuerpo, las que hacen los faquires, etc.

El yoga recomienda las sattvicas o puras. Cuando nos comprometemos durante un timepo con una sadhana por ejemplo meditación, asanas o cantar mantras a diario esto es tapas o tapashya.

Tapashya  es manejarse en las dificultades que nos trae la vida. Aceptarlas y trabajar para mejorar la situación en la medida de lo posible. También se refiere al esfuerzo sostenido durante la sadhana, para que la mente desarrolle concentración.

  • Svadhyaya: autoestudio, autoanalisis, y autoconciencia.

Observación y conocimiento de uno mismo. No implica solamente leer textos espirituales, implica aprender a leer el  libro de nuestra propia vida. Investigación consciente y lucida sobre uno mismo. También se refiere al arte de aplicar en la vida lo que ya sabemos. Una cosa es conocer algo y otra es aplicarlo de una manera práctica.

  • Ishwara Pranidhana: adquirir conciencia de que todo es un canto a lo Divino, a la Vida, al Amor, al principio Universal, a la Totalidad. Vivir la experiencia de estar en conexión con esa esencia que subyace a todo, experimentar la divinidad dentro de ti “Atma devo bhavah” , yo soy BrahmanAham brahmási” ,como dijo Jesús ; “mi padre y yo somos Uno”. Esto permite salir poco a poco de la estrechez del ego y disolver muchas angustias. Abandono de los frutos de la acción. Aceptar lo que llega, lo que es a cada momento. Comprender, comprenderse. Fe y entrega en la conciencia superior.

Sannyasin Chaitanya (Fernando Pardo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*